Top
Lugares

El Covid-19 dará un descanso a las luciérnagas de Tlaxcala

*Debido a que el semáforo por la pandemia de Covid-19 permanece en rojo.

*Luego de que el año pasado el Santuario de las Luciérnagas en Nanacamilpa y Calpulalpan recibió a más de 100 mil personas.

Durante este año las luciérnagas tomarán un descanso y podrán aparearse sin la visita de extraños. Gracias a que el semáforo por la pandemia del Covid-19 permanece en color rojo, la Secretaría de Turismo en Tlaxcala anunció la suspensión de avistamientos de esta temporada.

Es así como una vez más, las medidas tomadas para mitigar el contagio por el virus Covid-19 benefician a la naturaleza. Ya lo vimos en varias partes del mundo, donde la ausencia humana provocó la recuperación de la naturaleza en lugares donde había gran afluencia turística.

En Tlaxcala, el Santuario de las Luciérnagas se constituyó en 2011, con una superficie de alrededor de 200 hectáreas del municipio de Nanacamilpa y en este año ya abarca también zonas ejidales de Calpulalpan. Se trata de un espectáculo natural causado por luciérnagas endémicas, que durante los meses de junio a agoto se aparean en el bosque de esa zona, con un baile de luces durante la noche.

Este fenómeno natural -que algunos califican como mágico- en una zona relativamente virgen, fue promovido como atractivo turístico y el crecimiento del flujo de visitantes fue exponencial desde los primeros años, tan sólo en 2015 acudieron a ver el espectáculo alrededor de 71 mil 600 personas, pero para 2019 el número incrementó a 100 mil; es decir, un incremento de alrededor del 40%.

Lo anterior a pesar de la recomendación de académicos y expertos para tomar medidas que garanticen la sustentabilidad del lugar, como elaborar estudios de capacidad de carga o incluso, la posibilidad de incrementar el costo de acceso.

Este año, el semáforo rojo de la pandemia por Covid-19 en el país provocó que se suspendiera el avistamiento. La secretaria de Turismo de Tlaxcala, Anabel Alvarado Varela, reconoció que “se hace necesaria la suspensión de la temporada”, a pesar de la derrama económica de 51 millones de pesos que dejó el año pasado.

En conferencia de prensa indicó que la determinación fue consensuada con los diferentes sectores inmersos en el turismo, a fin de privilegiar la salud de visitantes y personal que opera en los ejidos de avistamiento del insecto.

Recordó que este espectáculo solamente se presenta en algunos puntos de países como México, Nueva Zelanda y Japón “y nosotros estamos seguros de que podemos construir a que el bosque entre en un proceso de regeneración y podamos así cuidar este patrimonio natural”.

Para garantizar que se respete esta determinación, el Gobierno del Estado pondrá en marcha un operativo en el que participarán la Guardia Nacional, la 23 Zona Militar, la Secretaría de Seguridad Ciudadana y las policías municipales.

El secretario de Seguridad Ciudadana, Eduardo Valiente Hernández, especificó que se implementarán acciones coordinadas para restringir el acceso a los diferentes centros de avistamiento. Se instalarán ocho puntos de control y se realizarán patrullajes, actividades en las que participarán 150 elementos de las diferentes corporaciones y 30 vehículos.